lunes, 6 de enero de 2014

Reflexiones para el 6 de enero. Primera parte.

A medida que las condiciones de libertad de expresión y en general, de libertades civiles y los derechos humanos, tácita o implícitamente se ven cercados, violados y amordazados, se hace necesario alzar la voz y decir en público, a voces, a todo el mundo y sin temor  que nuestro corazón está a la izquierda. Que creemos y luchamos por un mundo diferente a este que nos impone la sociedad de consumo y patriarcal en la que habitamos. 

Ser de izquierda, socialista, marxista leninista, maoísta, trotskista, etc, no te hace ser terrorista. Así que desde esta tribuna, desde tus redes sociales y todos los escenarios en los que se tenga la posibilidad de decir que no se está, que no estamos de acuerdo con las políticas públicas de un gobierno y en general, de un estado que no beneficien a la mayoría de los ciudadanos, sino a una minoría, propietaria de todos los medios de producción, lo haré, es más debemos hacerlo.

Con el avance de los diálogos de paz en La Habana, aumentará la persecución, la represión y la presión por todos los medios de la derecha "recalcitrante" que es enemiga de la paz, utilizarán todas las formas que tengan en su haber para que la dignidad del pueblo colombiano por fin salga victorioso.  Es en este momento en donde  más se necesita de la consolidación de los sectores críticos de la sociedad. No nos podemos quedar callados ante las injusticias, cualquiera que estas sean, no al silencio cómplice. 

Alza tu voz, tus brazos, haz música, poesía, teatro, dibuja, sé feliz, ama, abre tu corazón a los demás, se solidario, conmuévete ante las penurias de los demás y actúa. "...no te quedes inmóvil al borde del camino...no te salves..." tal como nos dijo Benedetti.

Liliana López Forero.

1 comentario:

  1. Saludo este espacio de reflexión individual me resulta interesante:

    Apropósito del tema de las negociaciones de paz con la insurgencia, el régimen se dispone a la compra millonaria de armamento militar. ¿No sería más lógico y coherente hacer esa inversión en escuelas u hospitales?, el ministro de guerra señala "la seguridad y protección de todos los ciudadanos demanda unas Fuerzas Armadas fuertes, capaces y con los recursos necesarios para cumplir con esa misión”. Señor Ministro ¿Seguridad para quién?, ¿protección para quién?, claro la rancia y añeja burguesía colombiana y el cruel imperio norteamericano entiende otra muy diferente por protección y seguridad.

    Cada 20 de julio el régimen de turno le muestra los dientes al pueblo sacando en un desfile prosaico y cantinflesco toda su maquinaria de represión y amedrentamiento, dudo que el armamento de guerra recién adquirida solo sea para un desfile, la insurgencia muestra gestos de querer avanzar hacia la paz y reconciliación nacional. Y ya para terminar una última reflexión, resulta contradictorio la compra exagera de este armamento si tenemos en cuenta que vislumbra una posible negociación con el ELN.

    …”Ya no la habita una raza unánime en la resignación y el renunciamiento. Pasa por la aldea y el agro serranos una ráfaga insólita. Aparecen los "indios nuevos": aquí el maestro, el agitador; allá el labriego, el pastor, que no son ya los mismos que antes.” José Carlos Mariátegui, tempestad en los andes

    http://www.dinero.com/actualidad/nacion/articulo/armamento-del-ejercito-colombia/190290

    Alejandro Blanco

    ResponderEliminar