martes, 25 de septiembre de 2012

Respira garúa, respira...

Cierra los ojos y siente como las lágrimas se deslizan sobre tus mejillas, abarcando todo tu rostro. Piensa en tus ojos como un par de cataratas de agua salobre por donde se derraman los odios, las tristezas, las melancolías, los amores frustrados.

Deja que esas gotitas de soledad resbalen por tu cuello y empapen tu corazón abatido, cansado, siéntelas ya frías sobre la piel de tu pecho y ahí déjalas morir junto a tus sentimientos.

En las afueras de este cuarto llueve tanto como adentro.

Por: Solamente Lilith.

1 comentario:

  1. Vuela vuela muy alto la imaginación del vivir el aquí y el ahora... Narratividad presente...

    ResponderEliminar