jueves, 22 de noviembre de 2012

¿Cazador o ave libertaria?

He notado que cuanto más alto intenta volar un ave, aparecen escondidos en la selva cazadores expertos, hombres y mujeres con escopetas y dardos de envidia y rabia y manipulación, expertos en el arte de matar pájaros que vuelan libres. 

Al ver los colores de su plumaje brillando bajo los rayos del sol, la gente desea arrancar una a una sus alas para depositarlas en su altar de trofeos, exhibirlas como muestra fehaciente de que es imposible volar por mucho tiempo, porque tarde o temprano caerás.

Por eso, hay aves que prefieren volar bajito, ser cautos, prevenidos y no demostrar felicidad, ni majestuosidad, y vestirse de negro y gris, para que esos cazadores de aves libertarias se alejen del camino. Pero allí, en ese vuelo a ras del suelo, nos volvemos seres meditabundos y cabizbajos, seres acongojados y melancólicos que algún día nos permitimos amar sin restricciones, dándole rienda suelta a nuestra capacidad de dibujar el cielo de amarillos, violetas y rojos, de dar giros y hacer piruetas en el aire, de sentir el viento a toda velocidad por nuestro rostro, sin darnos cuenta que entre más alto volábamos, la caída podía ser más estruendosa.

Y se vive entonces en una lucha constante entre esas ganas de surcar los cielos, de volar alto, alto, pero cuando vamos subiendo recordamos sus escopetas y sus dardos, recordamos las caídas y el dolor, y lloramos y bajamos rápidamente a nuestro vuelo seguro, a nuestro amar sin ganas, a nuestra jaula de calmas, sin riesgos, sin majestuosidad, sin nada.

Pienso en esas aves, y me veo allí, y veo mi vuelo bajito y veo los cazadores, y recuerdo que había decidido volar alto, arriesgarme a pesar de todo, incluso de la muerte, pero nuevamente el miedo me quita la fuerza de avanzar, y flaquean mis alas, y mi moral decrece, y siento que sucumbo ante el pavor a la caída. Y encuentro otros seres unos que me invitan a permanecer gris y otros que me llaman desde los cielos a compartir las ráfagas de viento. No estás sola- me gritan, nosotros también tenemos miedo de volar. Ven y volemos juntos.

En esas ando, decidiendo de que lado quedarme, escuchándote a lo lejos y tratando de interpretar si eres un cazador que prepara sus dardos contra mi vuelo, o un ave libertaria que me invita a soñar con alcanzar con el pico las estrellas. ¿Quién eres?    


  

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Y... ¿si dejamos de amar o nos dejan de amar? ¿Cómo podremos empezar de cero?

Rápidamente se acerca el final de este 2012, en efecto, tal como estaba pronosticado ha sido una época de cambios, de convulsiones, de cerrar etapas, de derrumbar puentes obsoletos, de remover estructuras, de cerrar puertas y clausurar edificaciones. 

Con mi ciudad en llamas, caminaba despacito sobre los escombros, a tientas, sin luz. Con miedos empecé a recorrer lugares viejos pero desconocidos, casas inhabitadas desde hace años, recónditos espacios que desconocía, porque esos puertos en donde ya durante mucho tiempo había anclado mi barco, ardieron ante la mirada incauta de propios y extraños, y ese incendio aunque poco publicitado y anunciado por las aves de rapiña que nos rodean, consumió desde adentro mis ganas de continuar. 

Allí se consumieron mis ganas, mi voluntad de confiar, vi como se iban quemando una a una las letras de la palabra amor, observaba como el verbo amar sucumbía ante la posibilidad de que alguien viniera a salvarlo, aunque ahí estaba yo, mirando desde lejos, esperando a que muriera, sin hacer nada, solo mirando... durante meses, solo mirando. Y cuando ya estaba a punto de la asfixia, en medio de la tristeza y la desolación apareció una figura conocida, unos labios ya saboreados, unas caricias que aun latían en mi piel. 

Entonces fuimos dos caminando sobre escombros, supe que a él también se le derrumbó una ciudad,  y sobre las ruinas, sin darnos cuenta, empezamos a construir, empezamos a andar las trochas de vida que nos aparecían por delante a medida que avanzábamos, superando miedos, sobreponiéndonos a las tristezas, compartiendo soledades. Y por ello, "quiero que me perdonen en este día los muertos de mi felicidad".

Y ahora, queremos poner nuestros propios cimientos, los primeros, esos que dicen son los más difíciles de colocar, y recordamos entonces las desconfianzas, los amores fallidos, las lágrimas derramadas, y en acción-reacción emergen las barreras y las murallas, aparecen terceros y cuartos y quintos, y fantasmas, y el orgullo y los egos pueden más que las palabras de amor, y aquí, ahora, me pregunto... ¿Cómo comenzar de cero? 

Y lo confieso, y venzo mis miedos, y derramo mis lágrimas, y lo grito a los cuatro vientos: yo quiero construir una casa, nuestra casa. 

Llena de libros y canciones. Una que se adorne en navidad con nuestros sueños, con nuestros anhelos, que grite gol y libertad, y venceremos, una que de cuenta de mis actos, de los tuyos, de mi vida de la tuya, donde seamos cada uno, diferentes pero compartiendo, una casa en donde jueguen las sonrisas y las cosquillas, una que a pesar de los escombros, que a pesar de los temores tenga los cimientos fuertes, una casa en donde la palabra y los actos no se contradigan, en donde la dignidad y el respeto inunden cada rincón. 

Un lugar en donde seamos hombre y mujer nueva, revolucionarios incansables, luchadores aguerridos, alfajores de almendra y Giocondas , una casa en donde podamos, como el ave fénix,  resurgir de las cenizas.  

Y si no podemos comenzar de cero, y construir sobre los escombros, y amar de nuevo, y gritar a los cuatro vientos que queremos una casa, entonces deja este puerto, abandona este barco, parte ahora que solo quedarán uno que otro ladrillo para los cimientos y no una ciudad entera que derrumbar.







jueves, 25 de octubre de 2012

Cómo hecharon a Daniel Pardo de Kien&Ke.



Así que me echaron de Kien&Ke por la columna “Pacific ES Colombia” y se armó toda una radionovela. Bien. Fue interesante. Tocó hablar y explicar y defender mi versión. Qué más iba a hacer. No había de otra. Para quienes se perdieron la novela, acá van los mejores capítulos, con los que se pueden hacer una idea de qué fue lo que pasó, qué versión dieron en Kien&Ke y cuál fue el tratamiento que los medios le dieron al asunto. Va en orden de lo que para mí, cual Google, es más relevante y explica mejor los acontecimientos.

martes, 9 de octubre de 2012

Hoy me huele a tierra mojada... yo tu Gioconda. Tu, mi alfajor de almendra, mi hombre de limones y duraznos.

lunes, 1 de octubre de 2012

Escrito para no dejarse vencer


Solamente Lilith.

Durante algunos días ya, quizás algunos meses contando con los fallos constantes de mi memoria, atacaban mis horas preguntas constantes que como dardos afilados y envenenados carcomían las, en exceso, tranquilas jornadas laborales que pasaban tediosamente, sin afán alguno, sobre mí.

La ansiedad militante, el corazón enardecido por el grito de “a la carga” en alguna manifestación callejera se escuchaba distante, opacado por el zumbido del aire acondicionado de esta oficina que, como yo, se resiste a prescindir de las ganas de luchar, de caminar hombro a hombro, hombre a hombre, mujer a mujer, sabiendo plenamente que la transformación de la sociedad se da allí en donde la gente “grita, canta y rabia como pueblo” por un futuro mejor, distinto, más hermoso y menos desigual.

Ella, mi oficina, se resistió a caer bajo el manto del tedio administrativo adornada de un cuadro de los Beatles que le recuerdan que la música salva, y que cantan en días lluviosos para alegrar la jornada; unos cuantos posters que hablan/gritan la consigna “agitar, educar, organizar”, una estampita del Che, un reloj que nunca ha dado la hora, una que otra flor marchita, una máscara de la muerte, esa comadrita a quien los mexicanos festejan los primero de noviembre, y que me recuerda que pa` morirse solo falta estar vivo;  adornada está también con rastros del Carnaval de mi Barranquilla, de La Arenosa, esa ciudad que sigue siendo mía porque mi sombra, esa otra yo más libre y menos testaturada la habita y por supuesto, ataviada mi oficina está de mi soledad.

Esa soledad que celosa e impaciente me sigue por doquier, y que se multiplica en vocecitas incitantes, excitantes, inexistentes, innegables y un poco dominantes, Violeta y Lilith reaparecen y empiezan a hacer de las suyas, sus recuerdos se apuntalan en el hipotálamo y comienzan a hacer de las suyas con mis miedos y anhelos.

Mi(s) soledad(es) se confabula(n) con el pitufo que vigila mi computador, ese, que con su dedo índice señala cada movimiento de mis manos, cada mirada, cada llamada, cada segundo que transcurre, y que con sus cejas negras y sombrerito blanco me dice: hoy no has hecho nada por la revolución. Justo ahí empieza la retahíla de dimes y diretes entre Frida, el Che y Lennon, para hacerme sentir remordimiento, ahí, justo en ese momento me asaltan los pesares, el “no te salves” de Benedetti carcome mis conexiones nerviosas y colapso.

Desperté al rato y me percaté de que esos seres imaginarios habían logrado su cometido, han irrumpido en la tranquilidad de mi conformismo, en la hermosa pausa sin preocupaciones, en la insoportable levedad de mi vida, nada puede ser igual. Y debo entonces retomar la lectura, y debo igualmente aguzar mis sentidos, abrir ojos, oídos, y sobre todo la boca para explicar, para contar, para gritar, para decir eso que mi cabeza entiende y por ende critica, para decirles a “las gentes” oye tu, ahí, si tu, ese que está sentado cómodamente frente al televisor o frente al computador… despierta.

Sí, tu, mira, hagamos un trato, yo te regalo mis manos, mi voz, mis ganas, mis amores, mi vida si es necesario, solo por la posibilidad de que abras los ojos, de que te quites la venda que los rodea, de que salgas a la calle y digas basta. Te invito a salir conmigo, te invito a caminar de mi mano por estos caminos en donde abunda la ignominia para que observes, para que te duela tanto como a mí, y que ese dolor, sea tan grande, tan fuerte, tan poderoso que lo único en lo que puedas pensar es en cambiar lo que sucede, en que es necesario subvertir el falso orden de las cosas y ponerlo nuevamente sobre sus pies. Oye…te invito a soñar con rojos amaneceres.

Es difícil, lo sé, he estado allí en ese letargo cadencioso que te arrulla, que te adormece y no te deja pensar, pero una vez que lo intentas verás que no estamos solos, que somos miles los que gritamos, que podemos vencer el miedo, que podemos vencer el tiempo, el desgano, el tedio y encuentras sonrisas y encuentras amores y entiendes lo que es la humanidad y que por ella vale la pena arriesgarse a llevarle la contraria a los epitafios que sentencian el silencio, a los mercaderes de tristezas, a los que pintan de gris los arco iris, que vale la pena soñar que otro mundo realmente es posible, pero sobre todo necesario. Recuerda, te lo susurro suave al oído “… no te pienses sin sangre…”, no te quedes sin mí. 

jueves, 27 de septiembre de 2012

Amor...amor.

Hoy he visto las fotografías más hermosas de mi vida. En ellas un amigo, un amante, un todo, ese alguien que me contó y me enseñó...todo, se veía radiante, feliz. Las líneas de su rostro, esas que deja el tiempo andado, se marcaban con mayor intensidad, las venas de sus brazos parecieran no poder contener la sangre, quizás por lo incontenible también de los sentimientos que lo pueden cobijar a uno cuando la magia de la vida ocurre frente a tus ojos, cuando después del tiempo te conviertes en papá.

Y créanme que, a pesar de los pesares, de ver allí mis anhelos reflejados, de sentir en la distancia sus largos cabellos, de recordar lo que fue, sigue siendo y ya no será, de las lágrimas que corren, aun ahora por mi rostro, la alegría embarga mis sentidos, no lo puedo creer, me siento feliz, dichosa al ver-los juntos, extasiados. Y comprendí que esos sentimientos que se cultivan por más de 10 años solo pueden reflejar amor. Amor-amar la felicidad, amor-creer y aprender, amor-amistad, amor-familia, amor... amor.

Por: Solamente Lilith.

martes, 25 de septiembre de 2012

Respira garúa, respira...

Cierra los ojos y siente como las lágrimas se deslizan sobre tus mejillas, abarcando todo tu rostro. Piensa en tus ojos como un par de cataratas de agua salobre por donde se derraman los odios, las tristezas, las melancolías, los amores frustrados.

Deja que esas gotitas de soledad resbalen por tu cuello y empapen tu corazón abatido, cansado, siéntelas ya frías sobre la piel de tu pecho y ahí déjalas morir junto a tus sentimientos.

En las afueras de este cuarto llueve tanto como adentro.

Por: Solamente Lilith.

martes, 24 de julio de 2012

Escuela: masificar la nadería

http://www.elespectador.com/opinion/columna-362188-escuela-masificar-naderia
Por: Cristina de la Torre


El brillo de las cifras de cobertura escolar que el presidente presentó en su discurso del 20 de julio no oculta el vacío insondable de este Gobierno —y de los anteriores— en filosofía de la educación.


No ofrece el Estado colombiano una reflexión maciza sobre el sentido de la educación y sus propósitos. Al igual que en salud (donde se confunde carnetización con acceso al servicio), se cree que apiñar niños en escuelas es educar. Con mucho, apenas si se logra masificar la nadería. Anclar a Colombia en el puesto 52 entre 65 países, en pruebas PISA. Con el regreso a clases y la proximidad de contrapropuestas a la Ley 30, hierve el debate. Vengan en su auxilio ideas de hombres que en el otoño de sus días desafían el conservadurismo y la estulticia de tantos que se precian de maestros y gobernantes.
Pepe Mujica, el presidente de Uruguay que no teme vivir como pobre si por los pobres luchó toda su vida, es también maestro de maestros. Y del dicho “no le des pescado a un niño, enséñale a pescar”, desprende el “no le des un dato a un niño, enséñale a pensar” (Discurso a los intelectuales, abril 09). Todos los datos se encuentran hoy en internet, dice, lo que no está son las preguntas: este medio ha abierto todas las bibliotecas, todos los museos, todas las revistas científicas, todos los libros del mundo, todas las películas y las músicas también. Hay que subirse a esa corriente y navegar en ella como pez en el agua. Pero sólo lo lograremos “si nuestros chiquillos saben razonar en orden y hacerse las preguntas que valen la pena”. Preguntas “fecundas”, que disparen nuevos esfuerzos de investigación y aprendizaje. Que desarrollen lo ya inventado. Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional, escribe que las innovaciones surgen de aquel capaz de imaginar lo que no existe, no del que está entrenado en atender lo que ya fue (Buscando el futuro, UN, 2012).
Mujica le llama a esto cultivar la capacidad de pensar. Don que debería abarcar a todos, pues el proceso inaugural es el mismo para la física nuclear que para cultivar un huerto casero. Para todo se precisa “la misma mirada curiosa, hambrienta de conocimiento y muy inconformista. Se termina sabiendo porque antes supimos estar incómodos por no saber”. Eso se adquiere temprano, nos acompaña toda la vida y se contagia. Cuando se logra, “se ganó el partido casi para siempre. Porque se quiebra la ignorancia esencial que hace débiles a muchos, una generación tras otra”.
Nuestro maestro Guillermo Hoyos repudia la idea de que para formar ciudadanos basta con prepararlos para el trabajo, para la productividad y la competitividad. A ello se quiere orientar la educación con fines de lucro, apunta. En la investigación se olvidan las ciencias sociales y las humanidades, con lo cual se marchita la democracia. La filosofía, que parecería tan ajena a la vida práctica, sirve, no obstante, “para pensar críticamente los problemas de la sociedad en una perspectiva utópica”. Utopía que en Colombia busca un cambio en la justicia, hacia la igualdad y la paz; hacia una democracia sustantiva que se construya en diálogo con politólogos, economistas y políticos (El Tiempo, mayo 30, 12). También Wasserman aboga por un modelo educativo que se resuelva en investigación científica y creación artística; en promoción de las diversas culturas, en modernización de pedagogías y en cobertura con calidad.
El puente entre el hoy y el mañana se llama educación. La experiencia de Uruguay enseña que este puente no se cruza con retórica. Ni con cifras que serán sólo miel de discursos patrios si encubren la patética realidad de una escuela que, en vez de educar, atrofia y maleduca.




martes, 19 de junio de 2012

Príncipe de Camerún en Barranquilla


Por: Martha C. Herrera Hdez. Jefe de Prensa

Boniface Ofogo, griot africano, en Barranquilla
Príncipe de Camerún en lanzamiento de “el caribe cuenta”-15 años 

Con la presencia exclusiva de Boniface Ofogo, príncipe de Camerún y portador de la rica tradición oral africana, la Fundación Luneta 50 realizará los días 20 y 22 de este mes las actividades de lanzamiento de la celebración de los 15 años del Festival Internacional de Cuenteros: “el caribe cuenta”. Entrada libre.


lunes, 4 de junio de 2012

Y a pesar de nosotros mismos, muy a pesar de esta incertidumbre que nos rodea, de saber que lo único certero que nos habita es la muerte, la vida sigue su camino, sin nosotros, sin nuestras maletas cargadas de pesares.

Por: Solamente Lilith.

domingo, 4 de marzo de 2012

miércoles, 29 de febrero de 2012

Editorial: El trasegar indígena.

Por: Elespectador.com

Hace 30 años un gran número de indígenas se reunieron en Bosa para debatir sobre los temas corrientes de su largo trasegar por este país: la occidentalización de sus culturas, la evangelización, la explotación por parte del mundo blanco, cosas así. Y de esta forma, bajo estos lineamientos y otros mucho más fuertes, se creó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), que hasta hoy mantiene la lucha. Sobrevive.