viernes, 26 de noviembre de 2010

Experiencias audiovisuales en el Caribe. O amor a primera vista.

Creo que es necesario reconocer cuando uno admira la labor de alguien, y en ocasiones cuando ese sentimiento sobrepasa la admiración y se conjunga con muestras de cariño y aprecio, es "justo y necesario" hacerlo público. Pues bien, personalmente dicha situación se presenta con los pelaos del "Colectivo Audiovisual Pimentón Rojo", cada vez que cierro los ojos, o los dejo de ver durante algunos días, me sorprenden con un proyecto más grande y más interesante que el anterior.


Ellos, jóvenes graduados de la Universidad del Norte, los Beatles no de la música, unidos por su amistad y por el amor al lenguaje audiovisual, han encontrado la forma de enamorarnos de su trabajo, que vale la pena decir, es excelente, hermoso, no solo visualmente, sino también en la concepción del  mismo. En este momento me encuentro en etapa de "enamoriscamiento" como dirían en el pueblo, de un proyecto que han titulado EFA, Escuela de Formación Audiovisual, que empezaron a desarrollar con el apoyo de la Gobernación del Atlántico, a través de su Secretaría de Informática y Telecomunicaciones en el marco del programa "Atlántico Digital".

El objetivo de la EFA es, en palabras de los "pimentones", formar jóvenes en realización y apreciación audiovisual, capaces de producir contenido propio con el uso de nuevas tecnologías y proyectado a ser distribuido en distintas plataformas. La primera experiencia de este proyecto se llevó a cabo en Baranoa, municipio del Atlántico ubicado a unos 15 minutos de Barranquilla saliendo por la vía de la Cordialidad. Allí con un grupo de 20 estudiantes y 5 profesores de la Escuela Normal Superior Santa Ana se produjo la magia que se experimenta al tener el poder de traer tus más locos pensamientos, ideas que nunca creiste ver, a la realidad.

Todo sonaba tan bonito que me entró la curiosidad y un día quise acompañarlos y ver qué era lo que en realidad ocurría allí, en el salón de clases, un escenario que para mi es natural, pero que situarlos a ellos en el papel de profesores, se me hacía una idea loca. No veía la hora de llegar,  y cuando por fin dió inicio la clase del día martes, solo el hecho de ver a esos jóvenes con los que comparto mis fines de semana en la labor de construir un sueño colectivo con esos niños y niñas, terminó de envolver mi corazón. Era una realidad, allí estaba yo, sentada en la última fila del salón de clases, viéndolos a ellos en acción, divagando sobre las múltiples posibilidades de construcción, reconstrucción y deconstrucción del mundo a partir de este escenario, de cómo a partir del audiovisual se pueden transformar las prácticas pedagógicas, los lenguajes, las dinámicas e interacciónes que se tejen en los procesos de enseñanza - aprendizaje.

Quiero dejarlos entonces, con el enlace a este proyecto, allí encontrarán los videos realizados por los jóvenes de Baranoa y un espacio abierto para la discusión. http://efa-audiovisual.blogspot.com/2010/11/hola-todos-este-blog-nace-con-el-fin-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario